Los niños, jóvenes y adolescentes tienen un papel muy importante en los procesos migratorios. La inmersión lingüística que viven gracias a la escolarización les facilita el aprendizaje de las lenguas vehiculares, que en ocasiones adquieren más deprisa que sus padres y madres. Esto hace que a menudo se conviertan en «traductores e intérpretes naturales» para los progenitores y familiares, que confían en estos jóvenes y adolescentes para poder comunicarse con los proveedores de servicios públicos (profesorado, personal sanitario, personal de los servicios sociales, etc.) o para entender la información escrita que les llega. Uno de los términos que se ha empleado, en inglés, para describir este fenómeno es el de child language brokering, que desde el grupo MIRAS hemos traducido al castellano como «intermediación lingüística por parte de menores» (ILM). Antonini (2015: 88) propone la siguiente definición:

Child language brokering (CLB) denotes interpreting and translation activities Carried out by bilingual children who mediate linguistically and culturally in formal and informal contextos and domains for their family and friends as well as members of the linguistic community to which they belong.

[La intermediación lingüística por parte de menores hace referencia a las actividades de traducción y de interpretación que realizan niños bilingües que actúan como mediadores lingüísticos y culturales en contextos formales e informales para la familia y amigos, así como también para los miembros de la comunidad lingüística a la que pertenecen (traducción propia).]

El término language brokering (intermediación lingüística) fue propuesto por Tse (1995) y hace hincapié en el hecho de que los intermediarios lingüísticos, a diferencia de los intérpretes y traductores profesionales, modifican los mensajes que transmiten y pueden tomar decisiones para una de las partes o para ambas (Tse, 1995: 180). Los estudios previos sobre ILM confirman esta intervención por parte de jóvenes y niños cuando actúan como intérpretes: cambian algunos mensajes para mantener el equilibrio social y evitar disputas o discrepancias entre el resto de participantes en la conversación, adaptan los mensajes para hacerlos más aceptables desde el punto de vista cultural, o esconden malas noticias que les afectan (por ejemplo, información sobre malas notas o mal comportamiento en la escuela) (cf. Cline et al. 2010). Los niños y jóvenes no solo actúan como intérpretes en la comunicación con profesorado y personal de otros servicios públicos, sino que también ayudan a los progenitores en gestiones burocráticas cotidianas, como puede ser rellenar formularios (Pryor, 2017).

La ILM también está relacionada con la «interpretación natural», que deriva de la noción de la «traducción natural», término acuñado por Harris (1976: 5) y definido como la traducción hecha por parte de personas bilingües en circunstancias cotidianas y sin preparación específica para esta tarea. Harris defiende que los Estudios de Traducción deberían basarse, sobre todo, en información extraída de ejemplos de traducción natural, más que otras ramas profesionales o semiprofesionales de la traducción (Harris y Sherwood, 1978).

El fenómeno de la ILM, presente en nuestra sociedad desde la llegada de las personas inmigradas de todo el mundo en las últimas décadas, ha recibido relativamente poca atención desde el punto de vista académico (con las excepciones de García-Sánchez, 2010, y Foulquié-Rubio, 2015), si bien es mencionado en numerosos estudios. Por ejemplo, Beltrán Antolín y Sáiz López (2001) ya lo mencionan en relación con el colectivo chino; afirmando que muchas personas de origen chino preferían confiar en los hijos para tareas de traducción e interpretación, algo que les agilizaba mucho poder resolver trámites y gestiones. Arrasate (2018) también menciona la ILM en relación con el colectivo paquistaní de Barcelona y llega a conclusiones similares.

El proyecto Jóvenes intérpretes naturales: la intermediación lingüística en la educación, servicios sociales y sanidad (RTI2018-098566-A-E00) pretende explorar este tema y describir la situación de la ILM en la provincia de Barcelona. Parte de un enfoque metodológico que combina métodos cuantitativos y cualitativos, concretamente: cuestionarios, grupos de discusión y entrevistas. Además, el proyecto tiene en cuenta las diferentes perspectivas de los actores involucrados en las interacciones de ILM (jóvenes intérpretes, jóvenes adultos con experiencia en la ILM, progenitores y proveedores de servicios públicos).

 

Referencias bibliográficas

Antonini, R. (2015). “Child language brokering”. En: F. Pochhacker (Ed.), Routledge Encyclopedia of Interpreting Studies, London: Routledge, p. 48.

Arrasate, M. (2018). Procesos de llegada y experiencias educativas de mujeres de origen pakistaní en Barcelona. Tesis doctoral. Universitat Autònoma de Barcelona.

Beltrán Antolín, J. i Sáiz López, A. (2001). Els xinesos a Catalunya. Família, educació i integració. Fundació Jaume Bofill / Editorial Altafulla.

Cline, T., et al. (2010). Recent research on child language brokering in the United Kingdom. MediAzioni: Journal of Interdisciplinary Studies on Language and Cultures, 10, 105–124.

Foulquié-Rubio, A. I. (2015). Interpretación en el contexto educativo: la comunicación docentes-padres extranjeros. Tesis doctoral. Universidad de Murcia.

García-Sánchez, I. (2010). “(Re)shaping practices in translation: How Moroccan immigrant children and families navigate continuity and change”. Mediazioni, 10, 182-214.

Harris, B. (1976). The importance of natural translation. Working papers in bilingualism.

Harris, B. & Sherwood, B. (1978). “Translating as an innate Skull”, En: D. Gerver and H.W. Sinaiko (eds.) Language interpretation and communication. New York: Plenum Press, 155-170.

Pryor, C. (2017). Language brokering: When you're the only one in the house who speaks English. ABC Newshttp://www.abc.net.au/news/2017-08-10/when-kids-translate-for-their-migr...

Tse, L. (1995). “Language brokering among Lation adolescents: prevalence, attitudes, and school performance”, Hispanic Journal of Behavioral Sciences, 17, 180-193.

 

Campus d'excel·lència internacional U A B