Introducció

LES LITERATURES POSTCOLONIALS INDOCEÀNIQUES


La multiplicació de fronteres en l'espai indoceànic


Si el Índico ha sido desde siempre un espacio de intercambio comercial y cultural, las diferentes insularidades que en él se ubican volverían artificial todo intento de explicación homogeneizadora. Cabría incluso preguntarse si esta amalgama de lenguas, culturas y producciones literarias y artísticas de todo tipo constituye en realidad un objeto de estudio sólido, esto es, dotado de una identidad propia, o si sólo es un espejismo culturalista derivado de la proximidad geográfica. Las islas situadas en el sudoeste del Océano Índico desafían las imágenes estereotipadas de palmeras, cócteles tropicales y atardeceres de ensueño ante las siluetas de los dhow a través de la multiplicación de divisiones sociopolíticas, económicas, religiosas o lingüísticas que se dan tanto entre estos micro-universos como en el interior de cada uno de ellos.

La frontera histórica más importante establece dos bloques diferenciados: por un lado, Madagascar y el archipiélago de Comores (Unión de las Comores y Mayotte, departamento francés de ultramar) y, por otro, las Mascareñas (la república de Mauricio y las islas bajo su soberanía y Reunión, el otro DOM indoceánico). Mientras que en el primero puede rastrearse un pasado ancestral en el que coexiste la doble herencia africana y asiática, el segundo obedece al modelo de cultura de plantación: se trata de islas deshabitadas hasta la llegada de los colonos europeos que introdujeron el monocultivo (caña de azúcar, café) utilizando la mano de obra de esclavos africanos (de Mozambique, principalmente) y malgaches y, una vez abolida la esclavitud, de coolies (esto es, de trabajadores contratados procedentes de la región india de Kula y, por extensión, de India). Además de africanos, indios y europeos, otros inmigrantes (chinos, árabes) participaron en el proceso de criollización de estas culturas de plantación.

Aunque todas las islas tienen en común un reparto de la riqueza muy desigual y una economía frágil basada principalmente en el sector terciario y en las inversiones extranjeras, las diferencias entre sus respectivos niveles de desarrollo económico y de estabilidad política son notables. La pobreza de Madagascar y Comores contrasta con la mejora del nivel de vida de Mauricio y Seychelles, convertidas, sobre todo la última, en paraísos turísticos, y con los enclaves europeos de Reunión y Mayotte. La turbulenta situación política y socio-económica de Madagascar, que ha heredado de la monarquía merina una gran veneración y respeto por la clase en el poder, y de Comores, cuyo tradicionalismo musulmán se combina con un sistema social fuertemente jerarquizado, contrasta con Mayotte, cuya población mayoritariamente musulmana ha abrazado la constitución republicana ante la desaprobación de las islas vecinas. Estas fronteras geopolíticas generan importantes diferencias de orden económico en el interior de un mismo archipiélago -Mayotte, DOM francés, posee un nivel de vida muy superior al de las vecinas Anjouan (Ndzwani), Gran Comora (Ngazidja) y Moheli (Mwahi)-, así como enfrentamientos entre las islas más pobres, que contestan su pertenencia a una misma nación. Una importante frontera geopolítica es la que separa a Mauricio del archipiélago de las islas Chagos. Para facilitar su independencia, Mauricio cedió estas islas a Gran Bretaña, quien autorizó la instalación de una base militar estadounidense. Los habitantes de Diego García fueron expropiados y forzados a instalarse de manera inicialmente provisional en Mauricio, donde subsisten hasta hoy en condiciones de inferioridad.

*cliqueu sobre les imatges per ampliar-les*

Las fronteras de orden socio-cultural son también numerosas entre las islas. Señalemos, a modo de ejemplo, las diferencias entre Reunión (donde predomina la población de origen africano) y Mauricio (donde la población mayoritaria procede de India) o las que separan a Mauricio de Rodrigues, bajo la soberanía de la primera, aunque habitada por descendientes católicos de africanos. Cada una de estas sociedades está estructurada en compartimentos estancos encajados como una sucesión de muñecas rusas que no llegan a tocarse entre sí. Dentro de Mauricio, las tensiones permanentes entre las comunidades de origen indio y africano muestran la persistencia de la intolerancia religiosa y cultural que mina la vida política del país, manteniendo importantes desigualdades económicas. Por su parte, Reunión, que depende totalmente de Francia para subsistir y donde la comunidad franco-reunionesa mantiene sus privilegios, dista mucho de ser un modelo de igualdad y de integración sociales. Con sus dieciocho regiones, Madagascar constituye el rompecabezas más complicado de la zona: en este país, cuya extensión es algo superior a la de España, las enraizadas prácticas sociales de cada región prevalecen a menudo sobre la legislación estatal. A estas divisiones, se añaden las desavenencias que separan a los habitantes de las regiones costeras malgaches, de fenotipo africano, de los de la meseta, merina orgullosos de su aspecto asiático y de su rol histórico dominante. Dentro del grupo merina, cuya práctica de la endogamia le lleva a seguir creyendo que ha sido preservado del mestizaje, existen otras subdivisiones. Las diferencias entre cristianos y musulmanes, entre católicos y protestantes (religiones todas ellas que, por otra parte, coexisten con prácticas mágicas), entre clanes políticos (aquí, cabría utilizar el término “clan” en su sentido menos positivo) o entre francófilos y anglófilos (la utilización de una de estas lenguas por parte de la élite puede constituir una clave de identificación política) se añaden a la lista interminable de códigos de diferenciación social y de prohibiciones.

A través de cinco estados -Comores, Madagascar, Mauricio, Seychelles y Francia (DOM de Reunión y Mayotte)- se cruzan las lenguas oficiales, las antiguas lenguas coloniales (francés, inglés), las lenguas ancestrales procedentes de India y China y las lenguas vernáculas: criollos, malgache, variantes swahili de Comores. Cada una de las lenguas que coexisten en una misma isla posee su propio valor simbólico dando lugar a realizaciones artísticas más o menos híbridas. La lengua francesa utilizada por los escritores malgaches se aproxima, con excepciones, al modelo estándar a pesar de la introducción de términos malgaches; estos pueden diferir enormemente según la región puesto que, además de la lengua oficial común, esto es, la variante merina hablada en el centro del país, existen una veintena de dialectos. El criollo está presente de una forma u otra no sólo en el léxico empleado por los autores de Mauricio, Reunión y Seychelles, sino también en la sintaxis. Las tres islas criollas disfrutan de un elevado nivel de intercomprensión, aunque la situación de la lengua criolla varía en cada isla: lengua nacional en Seychelles, el criollo es la lengua de reivindicación cultural y de lucha política en Reunión, mientras que en Mauricio sigue siendo minorizado y desprestigiado a pesar de que la lengua criolla sea la única que comparten la totalidad de los mauricianos.

Exponer un panorama de la producción literaria en lengua francesa del sudoeste del Océano Índico presupone, así, una aproximación parcial a un contexto que se caracteriza, por un lado, por una enorme diversidad lingüística y cultural y, por otro, por una presencia de la lengua francesa también muy desigual: poco tienen que ver entre sí la situación del francés en Madagascar, donde sólo hay un quince por ciento de francófonos, muchos de ellos parciales, y en Reunión, donde el francés es lengua oficial. En los espacios fuertemente criollizados, la creación literaria sólo puede entenderse como una práctica de orden trans-lingüístico y trans-genérico, esto es discordante tanto respecto del monolingüismo propio de las grandes tradiciones literarias occidentales como de los códigos artísticos que les son propios.

Conviene recordar, además, que sólo traspasan las fronteras los grandes y escasos clásicos del pasado -Rabearivelo en el caso de Madagascar, Malcolm de Chazal en el de Mauricio- o aquellos autores contemporáneos que mejor se adaptan al canon poscolonial cosmopolita (1) dominado por la valoración de lo híbrido (Jean-Luc Raharimanana, Ananda Devi) (2). Los escritores cuyas obras son leídas y comentadas en las universidades constituyen, pues, la parte visible de un iceberg. Pero la producción artística que permanece relegada al ámbito local difícilmente podría valorarse a partir de la triple dominación que define a la tradición literaria occidental: superioridad de la escritura respecto de las producciones orales, de las lenguas de prestigio respecto de las consideradas menores y de un sistema de géneros que no resulta eficaz a la hora de dar cuenta de los sistemas discursivos y estéticos presentes en las islas del sudoeste del Océano Índico. Por otra parte, la disparidad que se observa entre la recepción elogiosa de autores como Raharimanana en el ámbito de la francofonía internacional y su acogida discreta, cuando no francamente negativa, en el espacio malgache evidencia la distancia que separa la visión exterior e interior de una cultura. Estas desigualdades nos invitan igualmente a reflexionar sobre el modo en el que el mercado internacional de las letras determina el valor económico de ciertos textos en detrimento de otros, convirtiendo la hibridación en una exigencia estética o incluso en un modo de reactivar la mirada exótica (Huggan, 2001).

Por otro lado, la periodización de la historia literaria es un ejercicio que puede resultar engañoso. En el caso de Reunión, la Bella Criolla (esto es, la criolla blanca) constituye un personaje emblemático del imaginario de la isla, casi un mito literario, relacionado a menudo con la melancolía y la muerte, con la imposible felicidad ya sea dentro o fuera de la isla, a través del cual autores coloniales y poscoloniales siguen planteando la imposibilidad de definir al criollo (3). La aparición recurrente de este personaje tanto en obras francesas del siglo XIX (Indiana de George Sand, Georges de Alexandre Dumas, Bourbon pittoresque, obra inacabada de Eugène Dayot) como en títulos más recientes hasta llegar a la poesía de Jean Albany -quien propone una reconstrucción del discurso exótico y colonial- plantea ciertas formas de continuidad textual que desafían las oposiciones rápidas del tipo colonial /v/ poscolonial.

Si buena parte de lo que decimos podría aplicarse al otro gran archipiélago criollo, el caribeño, sería erróneo considerar a ambos como homólogos. Como se ha señalado, la etiqueta “indoceánico” no remite a forma alguna de identidad compartida y el nivel de balcanización en las islas del sudoeste del Océano Índico es superior, si cabe, al observable en el Caribe. La vida literaria permanece alejada de la metrópolis y los manifiestos y declaraciones colectivas son discretos y poco frecuentes. Aunque la hibridación (4) ocupa un lugar primordial en los procesos culturales propios de las islas de plantación, algunos topoï frecuentes en las literaturas caribeñas, como el viaje, o conceptos teóricos como los elaborados por el recientemente fallecido Édouard Glissant (identidad rizomática, relación, todo-mundo, etc.) que invitan a una visión ecuménica y encomiástica de la hibridación, resultan poco eficaces a la hora de dar cuenta de la abigarrada producción literaria indoceánica.


(1) Dicho canon, en el caso de la literatura en francés, coincidiría en buena medida con el modelo literario que proponen los firmantes del “Manifiesto por una literatura-mundo” a imagen de la World Literature anglosajona.
(2) Capítulo aparte merecería el premio Nobel (2008) Jean-Marie-Gustave Le Clézio, de origen parcialmente mauriciano.
(3) Carpanin Marimoutou. « La Belle Créole. Notes sur une figure problématique de la littérature réunionnaise ». In : Issur ; Hookoomsing, L’océan Indien dans les littératures francophones, Paris, Karthala, 2001, pp. 407-443.
(4) La aplicación de esta visión ha sido cuestionada en el propio campo caribeño (Kathleen Gyssels, Passes et impasses dans le comparatisme postcolonial caribéen, Paris, Honoré Champion, 2010).
 

Font. Mar Garcia (2011). "Literaturas del Océano índico: entre hibridación e hybris". In: Sánchez, C.; Perales, J.J. (eds.). Literaturas postcoloniales en un mundo global. Sevilla: Arcibel.
 


Articles
* GARCIA, Mar (2010). « Exotismes et Postexotismes. Sortir des impostures postcoloniales ». Actes du colloque L’imposture, Tortue Verte. <http://www.latortueverte.com/1-ACTES%20IMPOSTURE.pdf>.
* MAGDELAINE-ANDRIANJAFITRIMO, Valérie (2006). « Amarres, créolisations india-océanes ». Revue de littérature comparée, nº 318. <http://www.cairn.info/revue-de-litterature-comparee-2006-2-page-249.htm>
* MARIMOUTOU, Carpanin. « Littératures indianocéaniques ». Revue de littérature comparée, nº 318. <http://www.cairn.info/revue-de-litterature-comparee-2006-2-page-131.htm>

Vegeu també
* http://www.lehman.cuny.edu/ile.en.ile/ : La web Île en île conté informació cultural sobre les àrees insulars. En la secció literària es presenten més de 250 autors francòfons insulars amb dossiers que inclouen presentacions bio-bibliogràfiques així com i links diversos dels autors de Comores, Madagascar, Maurici i la Reunión i una selecció de textos literaris que es poden escoltar en format àudio.
* http://www.culturessud.com/ : Cultures Sud (abans Notre Librairie) és una revista digital sobre les literatures francòfones del Sud. La majoria dels números es poden consultar en versió electrònica. Ofereix una aproximació crítica i de divulgació a les literatures africanes i indoceàniques a través de dossiers temàtics, articles, ressenyes, entrevistes i bibliografies.
* http://www.africultures.com/php/ : Africultures és la revista digital de referència sobre les cultures africanes, principalment francòfones. Cobreix l’actualitat cultural: arts visuals, escèniques, literatura, etc. Disposa d’un buscador que permet localitzar articles, ressenyes, entrevistes, etc. sobre un autor, tema o país determinat.
* http://www.maloya.org/?lang=cpf : Aquesta web, dedicada a les culturas i identitats indoceàniques ofereix el panorama més actual de la vida cultural i artística de la zona, posant un accent especial en la producció en crioll.
* http://www.editionska.com/ : L’editorial K´A presenta un important catàleg de llibres, Cds i vídeos produits per artistes de l’Oceà Índic, tant en crioll com en francès, així com de publicacions universitàries sobre les cultures i les literatures d’aquesta àrea.
* http://tice3.univ-reunion.fr/litrun/index.php/le-crlhoi : Aquesta pàgina de la Université de La Réunion presenta la recerca, en els diferents camps de les humanitats, sobre l’Oceà Índic i permet de conèixer les línies de recerca i els treballs de nombrosos investigadors i doctorands. Es tracta del principal espai universitari internacional de referència sobre aquesta àrea.
* http://olloi.mu.refer.org/ : Aquesta pàgina, vinculada a l’AUF (Agence Universitaire de la Francophonie) forma part d’una plataforma de recerca, documentació i intercanvi entre investigadors, docents i estudiants africans i indoceànics. Proposa una biblioteca en línia.
* http://www.lib.umich.edu/database/litt-rature-de-l-oc-indien : La University of Michigan proposa una base de dades útil sobre les literatures francòfones indoceàniques, des dels seus origens fins les independències.
* http://jacbayle.perso.neuf.fr/livres/Indien/liste10.html : Biblioteca insular, creada el 1998, que proposa una lectura conjunta de les obres dels escriptors insulars i de les de temàtica insular produïdes per autors continentals.

Campus d'excel·lència internacional U A B