Presentación

El proyecto IFMuC para la recuperación del Patrimonio Musical de Catalunya

 

1. Los inicios de la recuperación del patrimonio musical

Catalunya se sumó pronto a la mirada hacia el pasado musical emprendida por los países centroeuropeos durante la segunda mitad del siglo XIX, gracias al nacimiento de la musicología en las universidades alemanas. Las primeras iniciativas se centraron en la identificación y el estudio del canto popular –a través de la búsqueda de materiales procedentes de la tradición oral–, así como en los primeros estudios y ediciones de repertorio musical conservado en archivos y bibliotecas, todos ellos imprescindibles para la restitución de la historia musical de nuestro país.

Cuando Felip Pedrell (1841-1922) afirmaba en 1894 «la antigua música española, desgraciadamente, muy poco estimada por la senzilla razón de que no es conocida, nos reserva grandes sorpresas»,1 además de mostrar su conciencia del desconocimiento general que se tenía, a finales del siglo XIX, del repertorio de los antiguos maestros de capilla y organistas, manifestaba su férreo compromiso en pro de la recuperación del patrimonio musical hispánico. Así lo puso de manifiesto en sus ensayos «Los músicos españoles antiguos y modernos en sus libros o escritos sobre la música»,2 previos a la edición de su ideario Por nuestra música.3 Pedrell, como Baltasar Saldoni,4 fué el primer musicólogo que comprendió la necesidad de elaborar un diccionario biográfico de ámbito peninsular.5 Su anhelo por la recuperación del repertorio le condujo a publicar la antología Hispaniæ Schola Musica Sacra,6 las Opera Omnia de Tomás Luis de Victoria,7 y el Cancionero Musical Popular Español.8

El ideario pedrelliano tomó raíces en sus discípulos –sobretodo, Higini Anglès– e influyó en una institución bandera en el país desde finales del siglo XIX: el Orfeó Català, fundado por Lluís Millet y Amadeu Vives, en 1891. Esta institución contribuyó de forma decisiva en la recuperación del repertorio musical catalán mediante la publicación de la Revista Musical Catalana (1904-1936)9 y el inicio de la Obra del Cançoner Popular de Catalunya en 1922, gracias a la fundación Concepció Rabell i Civils, creada por el mecenas Rafael Patxot i Jubert. Aquella iniciativa se convirtió en el punto de partida de la recuperación del patrimonio de la canción popular y tradicional en Catalunya.10 En el curso del siglo XX el fondo bibliotecario y documental del Orfeó Català dio paso a la creación del CEDOC (Centre de Documentació de l’Orfeó Català), el cual reúne destacados fondos procedentes de donaciones y legados particulares. A partir de 2012 la gestión del CEDOC está a cargo de Marta Grassot.

Las dos primeras décadas del siglo XX ofrecen destacadas actuaciones institucionales en torno al patrimonio. Desde la Mancomunitat de Catalunya, y con el concurso de personalidades como Enric Prat de la Riba, Joan Pijoan y Josep Puig i Cadafalch, se fundaron tres instituciones con la voluntad explícita de contribuir a la preservación del patrimonio: la Junta de Museus de Barcelona (1906), el Institut d’Estudis Catalans (1907) y la Biblioteca de Catalunya (1911).

La Junta de Museus –depositaria de la importante biblioteca musical comprada a Joan Carreras i Dagas– encargó la catalogación de su fondo a Felip Pedrell y a Francesc Pujol, «ja que tants estudis han fet tots dos sobre la música de la nostra terra»,11 sin embargo, este último optó por renunciar al encargo que quedo en manos del primero. Pedrell completó su cometido con la edición de los dos volúmenes del catálogo en 1908-1909.12 Cuando en 1917 se creaba la «Secció de Música» de la Biblioteca de Catalunya, el cargo de conservador fue ofrecido a Pedrell, quien lo declinó a favor de su discípulo Higini Anglès (1888-1969). La presencia de Anglès dio un impulso determinante a la conciencia de la recuperación del patrimonio gracias a sus destacadas contribuciones en esta labor, como las primeras ediciones de las obras de Mateu Fletxa el Vell, Joan Brudieu, Joan Pujol, Joan Baptista Cabanilles, junto a pioneros estudios históricos que a lo largo de los años siguen manteniendo su carácter fundamental, como la imprescindible La música a Catalunya fins al s. XIII.13

La Sección de Música de la Biblioteca de Catalunya recibió un nuevo impulso gracias a la incorporación de la bibliotecaria Joana Crespí en 1983, la cual llevó a cabo una intensa labor de ordenación y catalogación de los fondos musicales de la institución. Su impulso renovador en la gestión del patrimonio escrito y sonoro de la «Secció de Música» fue asumido, desde 2005, por Maria Rosa Montalt. La Biblioteca de Catalunya, junto a los tesoros patrimoniales de los fondos históricos, cuenta en la actualidad con més de cien fondos personales de compositores, intérpretes y musicólogos, siendo el principal centro catalizador del patrimonio musical en Catalunya.14

En 1943 se creaba en Barcelona el Instituto Español de Musicología del CSIC, liderada por el mismo H. Anglès, quién contó con un excelente equipo de colaboradores.15 En 1946 creó la revista Anuario Musical e inició la publicación de las obras de los maestros de la tradición hispánica del Renacimiento.16 El Instituto Español de Musicología fue dirigido posteriormente per Miquel Querol (1969 a 1982) –iniciador de los estudios sobre el barroco musical hispánico–, Josep Maria Llorens (1982 a 1988), José Vicente González Valle (1988 a 2001) y Antonio Ezquerro (2001), y cuenta en la actualidad con la presencia de los investigadores Mariano Lambea, María Gembero y Emili Ros-Fàbregas. Desde 1991 acoge en su seno la «Redacción Central de RISM-España».

En esta breve trayectoria sobre el patrimonio cabe mencionar el Museu de la Música –inaugurado en 1946 bajo la dirección de Josep Ricart i Matas (1893-1978)–, organismo imprescindible en lo que se refiere a la preservación y estudio del patrimonio organológico. Manuel Valls, sucesor de Josep Ricart, trasladó el Museu del ático del Conservatorio Superior de Música al antiguo palacete del Baró de Quadras del ensanche barcelonés. En 1983 se hizo cargo del mismo Romà Escalas, quién creó un equipo de expertos profesionales, y publicó el Catàleg del Museu de la Música, en 1991. En el 2007 se trasladó a L’Auditori de Barcelona, con un nuevo discuso museográfico y una renovada presentación de sus colecciones de instrumentos y documentos musicales. El museo cuenta con más de una veintena de fondos musicales, personales y de instituciones.

Dentro del marco de esta breve panorámica, merece una mención especial el monasterio de Montserrat, con la obra restauradora del P. Joan Baptista Guzmán (1846-1909), que había publicado en Madrid, en 1888, las obras de Joan Baptista Comes. El impulso fundamental se reinició en 1930 de la mano del P. David Pujol (1894-1979), con la serie Mestres de l’Escolania de Montserrat, continuada después por los P. Gregori Estrada, Ireneu Segarra y Daniel Codina. Esta labor editora ha venido acompañada de la grabación de una parte significativa de este repertorio, con lo que se dio inicio a una nueva vía de difusión del patrimonio musical catalán.

En 1983 la Generalitat de Catalunya creó el Centre de Documentació Musical de Catalunya, instalado en el Jardí dels Tarongers, antigua residencia del mecenas Josep Bartomeu i Granell.17 El centro, creado a partir del fondo bibliográfico y documental de Josep Subirà, acogió fondos musicales de E. Granados, E. Morera, los hermanos Lamote de Grignon, entre otros. A raíz de su clausura, los fondos de este centro pasaron a la Biblioteca Nacional de Catalunya en 2005.

Entre los años 1984 y 1991, el equipo formado por María Ester-Sala y Josep M. Vilar, ambos formados en la Universitat Autònoma de Barcelona, llevó a cabo una encomiable labor de divulgación y sensibilización sobre el estado de los fondos musicales de Catalunya, de la que dejaron constancia en diversas publicaciones.18

 

2. Antecedentes del proyecto IFMuC

2. 1. El Centre de Documentació Musical (CDM) de la Universitat Autònoma de Barcelona (1973-1979)

El CDM de la UAB vió la luz gracias a la iniciativa de los profesores Francesc Bonastre y Antonio Martín Moreno,19 los cuales junto a los estudiantes que cursábamos los estudios universitarios del Área de Música, propiciaron la formación de un equipo de investigación orientado hacia la catalogación y el estudio de los fondos de manuscritos musicales catalanes. En el curso de los años 1975-1978, formamos parte de aquel equipo de investigadores incipientes, Joan Bagüés, Josep M. Vives y quien subscribe estas palabras, entre otros.

La primera labor investigadora de aquel equipo fue acometer, entre 1975 y 1981, la catalogación y microfilmación del fondo musical de la catedral de Tarragona. Aquella laboriosa empresa, llevada a cabo gracias a la perseverancia de continuados viajes semanales, resultó ser para aquellos jóvenes aprendices de musicólogos, el atanor en el que se coció, a fuego lento, la vocación musicológica unida del deseo de trabajar en la recuperación del patrimonio musical. Durante los cursos 1975-76 y 1976-77, éramos un pequeño grupo de estudiantes ilusionados que disfrutábamos del privilegio de contemplar, admirados y maravillados, los tesoros musicales de la catedral tarraconense que yacían desde siglos en un pétreo sueño. Allí pudimos descubrir, directamente, desde las propias fuentes los diferentes aspectos lingüísticos y estéticos del barroco musical. Aquella especie de bautismo musicológico fructificó en trabajos aplicados a la recuperación del patrimonio musical tarraconense20 y en la apertura de nuevas líneas de investigación en el terreno de la metodología de catalogación de manuscritos musicales.21

Las intervenciones que llevo a cabo el equipo del CDM de la UAB entre 1976 y 1980 se centraron en los fondos musicales de Santa Maria del Pi (Barcelona), Santa Maria de la Geltrú, Sant Esteve d’Olot, Santa Pau dels Arcs y Sant Joan de les Abadesses.

 

2. 2. El Institut de Documentació i d’Investigació Musicològiques Josep Ricart i Matas (IDIM) de la Universitat Autònoma de Barcelona (1980-2016)

La propuesta de creación del Institut de Documentació i d’Investigació Musicològiques Josep Ricart i Matas (IDIM) fue aprobada según la orden ministerial del 6 de junio de 1979. El IDIM, creado mediante el concurso de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi i la UAB, se inauguró el 15 de mayo de 1980;22 dicha institución, impulsada y dirigida por el profesor Francesc Bonastre Bertran, fue pionera en el conjunto del Estado Español, así como la única que se dedicó de forma exclusiva al cultivo de la musicología catalana.23 El IDIM recogió la labor realizada por el CDM de la UAB y asumió con un carisma más confirmativo las funciones que la LRU atribuía a los institutos universitarios, es decir, las propias de un centro profesional de investigación.

La puesta en marcha del IDIM supuso, respecto a la labor realizada en los archivos, la obertura de una época de trabajo paciente y silencioso, sin resultados espectaculares. Una vez terminada la microfilmación del fondo de manuscritos musicales de la catedral de Tarragona, en 1981, se procedió a iniciar el fichaje de uno de los fondos de mayor envergadura y de los de mayor interés para el estudio del barroco musical en Catalunya, como es el fondo de la iglesia parroquial de Canet de Mar, con mas de dos mil manuscritos, cuya labor de fichaje y microfilmación de este fondo se llevó culminó en 1982.

En diciembre de 1982 el IDIM organizó y acogió en su sede el I Simposio Nacional sobre Archivística y Documentación Musical. Entre 1983 y 1984, mediante un convenio institucional entre el IDIM y la Biblioteca de Catalunya y gracias a un proyecto de investigación subvencionado, se procedió a efectuar la primera fase de la catalogación del fondo musical Joan Carreras y Dagas de la Biblioteca de Catalunya.

Mediante dos proyectos subvencionados por la CIRIT (Generalitat de Catalunya) se realizó en 1986 el inicio de la catalogación del fondo de Santa Maria de Vilafranca del Penedès, situado en el Museu del Vi (Vinseum), mientras en 1987 se procedió a trabajar, en una primera fase, en la colección de manuscritos musicales de la catedral de Tortosa.24

La herencia del CDM y IDIM, en lo que atañe a la labor de catalogación, estudio y difusión de los fondos musicales catalanes y de su repertorio, ha sido asumida desde el curso 2001-2002 por el proyecto IFMuC de la UAB. El IDIM fue clausurado por orden de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi en 2016; desde esta fecha, dicha institución acoge el fondo bibliográfico y documental del IDIM.

 

3. El proyecto IFMuC de la Universitat Autònoma de Barcelona

3. 1. Motivaciones y proceso

Catalunya es uno de los pocos países europeos que aun desconoce la riqueza de su patrimonio musical, en lo que atañe al repertorio compositivo de sus maestros de capilla, organistas y músicos, que ser conserva olvidado en numerosos archivos, principalmente eclesiásticos. Sin embargo, esta riqueza que aun permanece desconocida ha podido sobrevivir la numerosas contiendas bélicas que han acechado a nuestro país durante los últimos siglos. Solamente cabe imaginar, por unos instantes, cuales serían los titulares de la prensa si se anunciara el descubrimiento de miles de obras desconocidas de literatos de primera fila o de centenares de pinturas y esculturas de renombrados artistas. Esto es, precisamente, lo que sucede con el repertorio compositivo de los músicos catalanes de los siglos pretéritos.

Desde la edición, en 1908-1909, del Catàlech de la Biblioteca Musical de la Diputació de Barcelona (actual Biblioteca Nacional de Catalunya) de Felip Pedrell, hasta la edición en el año 2007 del primer volumen de la serie Inventaris dels Fons musicals de Catalunya dedicado al catálogo del fondo musical de la catedral-basílica de Terrassa (TerC), hemos necesitado prácticamente cien años para poner en marcha un proyecto de país pensando en la recuperación sistemática de la riqueza musical conservada en los archivos catalanes.

Esta es, pues, una de las grandes lagunas musicológicas, y humanísticas, de nuestro país: volver a hilvanar el largo proceso de recuperación de la memoria musical de nuestros antepasados. Una forma de hacerlo desde la universidad, es transmitiendo a los estudiantes la conciencia de esta urgencia, comunicándoles, a su vez, la ilusión de participar en un proyecto centrado en dicha recuperación, puesto que, en pleno siglo XXI, buena parte del patrimonio musical de Catalunya permanece aun desatendido, olvidado e ignorado e los depósitos documentales y en las zonas de reserva de numerosos archivos y bibliotecas sin que se preste atención al valor artístico que contienen.

Por todo ello, a partir del curso académico 2001-2002, decidimos iniciar, en el seno del Departament d’Art i Musicologia de la Universitat Autònoma de Barcelona, una nueva línea de investigación con la prioridad inmediata de trabajar en la recuperación de los fondos de manuscritos musicales que constituyen el patrimonio musical de Catalunya, mediante la confección y edición, en su origen impresa, de sus respectivos inventarios catalográficos. Después de años de experiencia y gracias a las prácticas integradas de las asignaturas de Patrimoni Musical y Practicum d’Arxivística, impartidas en la universidad y, sobretodo, en los propios archivos que custodian los fondos, podemos decir, a la luz de los resultados publicados en los últimos años, que hemos encauzado esta labor con entusiasmo y voluntad de servicio a nuestro país, así como a la comunidad científica y artística internacional.25

La Universitat Autònoma de Barcelona mantiene Convenios de Prácticas de Patrimonio Musical con numerosos archivos, tanto de titularidad pública como privada, y otros centros, entre los cuales cabe citar los archivos eclesiásticos de las catedrales de Girona, Tarragona, Lleida y Solsona; los parroquiales de Castelló d’Empúries, Sant Pere de Reus, Santa Maria del Pi de Barcelona, Sant Pere i Sant Pau de Canet de Mar, Santa Eulàlia de Berga, Santa Maria de la Geltrú; los archivos diocesanos de Solsona y Girona; Museu-Arxiu de Santa Maria de Mataró y Museu del Vi de Vilafranca del Penedès (Vinseum); los archivos de la red de Arxius Històrics Comarcals de la Generalitat de Catalunya de El Papiol, Igualada, Granollers, Olot, Ripoll y Tàrrega; la Biblioteca del Seminari Episcopal de Barcelona y el CEDOC, Centre de documentació de l’Orfeó Català.

Dichos convenios permiten prorrogar, y a menudo completar, las prácticas de descripción en los archivos y, a su vez, consolidar los sucesivos equipos de trabajo, entre los cuales cabe destacar los formados por el prof. Jordi Rifé (fondos TerC, BCPuig-Caputxins de Sarrià); Sandra Coronel (fondo TerC); Andreu Guinart (fondos CMar i Sant Pere de Ripoll); Maria Josep Aloguin, Laura Gené i Francesc Rius (fondo La Selva del Camp); Cristina Expósito (fondo E. Juncosa); Mercè Fantova y Mauricio Rey (fondo F. Argemí); Soledad Brunet (fons Seminari i C. Piñol); Marta Grassot (fondos TomB, TomR, TomR, GiC, BCPuig-Caputxins de Sarrià); Esther Garcia LLop, Amàlia Ametlló, Marta Andrés y Maria Jesús Castell (fondo LleC); Núria Medrano, Gerard Moreno y Marta Trill (fondo Sant Pere de Reus); Ramon Canut (fondo Joaquim Rial); Neus Cabot, Helena Patricio y Teresa Soler (fondos MatC, MatF, MatV); Cristina Amengual (fondo Sant Vicenç de Sarrià); Olga Niubó (fondo TagF); Anna Torrent y Jordi Puig (fons GrAS, GrJV, GrEP); Carme Monells y Joana Canalias (fondos SEO y TEch); Mireia Perpinyà y Elena Salgado (fondo CdE); Montserrat Giménez (fondo SHB); Montserrat Canela (fondo TarC); Pau Vázquez-Pongiluppi, Violeta Tello y Alícia Daufí (fondo Pongiluppi); Andrea Bares i Marc Montané (fodo Santa Maria de la Geltrú); Angelina Dorado (fons MerB); Noel Camarena, David Galan (fondo Seminario); Martí Vilardebó (fondo Sancho Marraco, La Garriga); Anna Maria Anglada (fondo GiC); prof. Bernat Cabré, Maite Fages i Irene Augé (fons catedral de Solsona); Núria Martí, Cristina Roca y Anna Romeu (fondo SMI), Carles Badal (fondos SMPi y Sant Cebrià de Vallalta); y Aurèlia Pessarrodona (fondo Sants Just i Pastor), profesora colaboradora del proyecto IFMuC, en régimen de incorporación (Juan de la Cierva) a la UAB.

El proyecto ha elaborado y actualiza, con una periodicidad anual, un censo de los fondos musicales que se van localizando a medida que avanza el proyecto.26 De los fondos ubicados en archivos públicos, eclesiásticos y personales, 17 han sido catalogados, con un índice de más de mil compositores y más de diez mil registros catalográficos. Catálogo de fondos consultables en línea:

  1. Catedral-basílica del Sant Esperit de Terrassa (TerC), con un cómputo de 672 manuscritos de autor, 291 anónimos, 16 libros corales y 9 impresos. Repertorio de los siglos XVIII, XIX y XX.

  2. Iglesia parroquial de Sant Pere i Sant Pau de Canet de Mar (CMar), con 1.196 manuscritos de autor y 923 anónimos. Notable presencia de repertorio de los siglos XVII y XVIII, seguido del XIX.

  3. Fondo Vicenç Bou, del Museu de la Mediterrània de Torroella de Montgrí (TomB), con 480 manuscritos de autor y 4 anónimos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  4. Fondo Josep Pi del Museu de la Mediterrània de Torroella de Montgrí (TomP), con 476 manuscritos de autor, 4 anónimos y 5 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  5. Fondo Pere Rigau del Museu de la Mediterrània de Torroella de Montgrí (TomR), con 475 manuscritos de autor y 5 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  6. Fondo Capella de Música del Museu-Arxiu de Santa Maria de Mataró (MatC), con 127 manuscritos de autor y 207 anónimos. Repertorio de los siglos XVIII, XIX y XX.

  7. Fondo Joan Fargas i Heras del Museu-Arxiu de Santa Maria de Mataró (MatF), con 163 manuscritos de autor, 5 anónimos y 35 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  8. Fondo Lluís Viada i Castellà del Museu-Arxiu de Santa Maria de Mataró (MatV), con 131 manuscritos de autor, 27 anónimos y 5 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  9. Fondo Ramon Florensa (TagF), procedente de la parroquia de Santa Maria d’Alba, conservado en el Arxiu Comarcal de l’Urgell, con 208 manuscritos de autor y 172 anónimos. Repertorio de los siglos XVIII al XX.

  10. Fondo musical de la iglesia parroquial de Sant Esteve d'Olot (SEO), conservado en el Arxiu Comarcal de la Garrotxa (ACGAX), con 1.359 manuscritos de autor, 409 anónimos, 23 libros corales y 468 impresos. Repertorio de los siglos XVIII, XIX y XX.

  11. Fondo Teodoro Echegoyen (TEch), conservado en el Arxiu Històric Comarcal de la Garrotxa (ACGAX) con 218 manuscritos de autor, 3 anónimos y 7 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  12. Fondo de la basílica de Santa Maria de Castelló d’Empúries (CdE), conservado en el Arxiu Diocesà de Girona, con 209 manuscritos de autor, 96 anónimos y 109 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  13. Fondo de la catedral de Tarragona (TarC), conservado en el Arxiu Històric Arxi-Diocesà de Tarragona, con 1.114 manuscritos de autor, 299 anónimos, 74 libros corales, 5 libros de facistol y 119 impresos. Repertorio de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX.

  14. Fondo Salvador d’Horta Bofarull (SHB), conservado en la Biblioteca Pública Episcopal del Seminari de Barcelona, con 64 registros (27 manuscritos de autor y 37 impresos). Repertorio de los siglos XVIII, XIX y XX.

  15. Fondo de la basílica de Santa María de Igualada (SMI), conservado en el Arxiu Comarcal de l’Anoia (ACAN), con 632 manuscritos de autor, 157 anónimos, 7 libros corales y 188 impresos. Repertorio de los siglos XVIII, XIX y XX.

  16. Fondo Artur Sitjà (GrAS), conservado en el Arxiu Comarcal del Vallès Oriental (ACVO), con 23 manuscritos de autor y 1 impreso. Repertorio de los siglos XIX y XX.

  17. Fondo Joan Vernet (GrJV), conservado en el Arxiu Comarcal del Vallès Oriental (ACVO), con 27 manuscritos de autor y 87 impresos. Repertorio de los siglos XIX y XX.

En el curso de los años 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010 la Subdirecció General d’Arxius del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya subvencionó una parte de la labor del fichaje de los fondos musicales que lidera la cátedra de Patrimonio Musical de la UAB.

A su vez, IFMuC ha contado con diversos proyectos de investigación del Micinn/Mineco para sufragar los costes de infraestructura, equipamiento, dietas y viajes para llevar a cabo esta labor:

  1. 2003-2007: “La música religiosa en Catalunya en el siglo XIX. Estudios sobre patrimonio musical: los fondos musicales de la basílica del Espíritu Santa de Terrassa, la Merced de Barcelona y el Convento de los frailes capuchinos de Sarriá (Barcelona)”

  2. 2008-2011: “La música religiosa en Catalunya en el siglo XIX. Estudios sobre patrimonio musical: los fondos musicales del Archivo Diocesano de Girona, Biblioteca Episcopal de Barcelona, Santa Maria de Mataró, Sant Esteve d'Olot y Archivo Comarcal de Tàrrega”

  3. 2011-2014 (pròrroga 2015): “Catalogación, estudio y edición de los fondos y del repertorio musical de los siglos XVII-XIX de la Catedral de Tarragona y las basílicas de Igualada y Castelló d'Empúries”

  4. 2016-2018: “Patrimonio musical en Gerona: catalogación y estudio de las fuentes musicales conservadas en la catedral, el Archivo Diocesano y el Museu de Arte de Gerona”

Bajo el patrocinio de la Subdirecció General de Patrimoni de la Generalitat de Catalunya, iniciamos en 2007 la colección de volúmenes Inventaris de Fons Musicals de Catalunya, publicada en régimen de coedición, entre 2010 y 2011, y como colección propia de la UAB a partir de 2012:

http://publicacions.uab.cat/llibres/titols_llibres.asp?TITOL=inventaris+dels+fons+musicals+de+catalunya&Submit3=Cercar

1.— Josep Maria Gregori i Cifré. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 1: Fons de la catedral-basílica del Sant Esperit de Terrassa. Barcelona: Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya, 2007. – Arxius i documents. Eines de recerca, 2, (566 p).

2.—Francesc Bonastre i Bertran i Josep Maria Gregori i Cifré, amb la col·laboració d’Andreu Guinart i Verdaguer. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volums 2/1 – 2/2: Fons de la Parròquia de Sant Pere i Sant Pau de Canet de Mar. Barcelona: Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya, 2009. – Arxius i documents. Eines de recerca, vols. 5/1 – 5/2, (1.014 p).

3.— Marta Grassot i Radresa. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 3: Fons V. Bou, J. Pi i P. Rigau i del Centre Cultural i de la Mediterrània Can Quintana de Torruella de Montgrí. Barcelona: Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya, 2009. –Arxius i documents. Eines de recerca, 6, (439 p).

4.—Josep Maria Gregori i Cifré i Neus Cabot i Sagrera. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 4: Fons del Museu-Arxiu de Santa Maria de Mataró. Barcelona: UAB - Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya, 2010. – Arxius i documents. Eines de recerca, 7, (362 p).

5.— Olga Niubó i Sala. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 5: Fons Ramon Florensa de l'Arxiu Comarcal de l'Urgell. Barcelona: UAB - Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació de la Generalitat de Catalunya, 2011. – Arxius i documents. Eines de recerca, 8, (200 p).

6.— Josep Maria Gregori i Cifré i Carme Monells i Laqué. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 6: Fons de l'església parroquial de Sant Esteve d'Olot i Fons Teodoro Echegoyen de l'ACGAX. Barcelona: UAB, 2012, (1.218 p).

7.— Josep Maria Gregori i Cifré i Elena Salgado Cobo. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 7: Fons de la basílica de Santa Maria de Castelló d’Empúries. Barcelona: UAB, 2012, (221 p).

8.— Francesc Bonastre i Bertran, Josep Maria Gregori i Cifré, Montserrat Canela i Grau. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 8: Fons de Catedral de Tarragona. Barcelona: UAB, 2015, (865 p).

9.— Josep Maria Gregori i Cifré i Anna Romeu i Solà. Inventaris dels fons musicals de Catalunya. Volum 9: Fons de la basílica de Santa Maria d’Igualada de l’Arxiu Comarcal de l’Anoia. Barcelona: UAB, 2016, (522 p).

La elaboración de los catálogos ha consolidado una metodología para el tratamiento de los fondos musicales, que pronto podrá ser incorporada por la normativa archivística de gestión documental.27 El sistema de descripción incorpora la digitalización de los íncipits musicales, cosa que permite visualizar las características paleográficas del manuscrito; por otra parte, su agilidad y comodidad de ejecución es incomparable si se piensa en la lentitud que representa informatizar los íncipits musicales o traducirlos a sistemas alfanuméricos.

La confección de cada volumen impreso de la colección IFMuC llega a su término con la redacción de una presentación metodológica, acompañada de un estudio introductorio relativo a la personalidad del fondo, su historia y sus principales aportaciones para el conocimiento de la historia de la música en Catalunya. Este estudio introductorio que precede al inventario-catálogo, contiene un capítulo historiográfico elaborado a partir de la documentación conservada en el archivo histórico al que pertenece el fondo, con el objeto de complementar los aspectos históricos de la institución que ha generado la existencia del fondo musical –magisterios de capilla, órgano, escolanes y coplas de ministriles–, así como los perfiles biográficos de los compositores representados en el catálogo, muchos de los cuales han permanecido en el anonimato hasta la edición de los catálogos.

 

3. 2. Objetivos y beneficios

En el contexto de la gestión del patrimonio musical europeo existe, des hace ya varios años, un creciente interés por la creación de bases de datos con el objetivo de proporcionar el acceso a la información descriptiva de las colecciones de manuscritos musicales conservadas en archivos y bibliotecas. El proyecto IFMuC tiene el objetivo de convertir los fondos de manuscritos musicales en bibliotecas digitales, de forma que todos los ciudadanos puedan acceder con la máxima facilidad a estos grandes volúmenes de conocimiento.

Dentro del ámbito del patrimonio musical catalán existen grades volúmenes de partituras, conservadas de forma manuscrita en numeroso archivos, a menudo con condiciones de acceso poco favorables. De aquí, pues, la urgencia de construir esta plataforma digital con el objetivo de facilitar el libre acceso, en una primera fase, a los registros catalográficos de las colecciones «manuscritos de autor», «manuscritos anónimos», «libros corales» e «impresos» de los fondos catalogados, y, en una fase posterior, al repertorio digitalizado.

El proyecto contempla tres fases de actuación:

  1. La primera consiste en facilitar el libre acceso a la información contenida en los campos de descripción de los registros catalográficos del repertorio musical ordenado de los fondos catalogados, a través de las colecciones «manuscritos de autor», «manuscritos anónimos», «libros de facistol», «libres corales» e «impresos».

  2. La segunda tiene como objetivo dar a conocer la edición del repertorio musical de los tesoros mas significativos de los fondos catalogados a través de la colección Mestres Catalans Antics. Quaderns dels Fons Musicals de Catalunya. A partir de 2013 han visto la luz la 8 cuadernos dedicados al repertorio compositivo de destacados autores de los siglos XVII y XVIII (Tomàs Milans, Carles Baguer, Felip Olivelles, Joan Crisòstom Ripollès, Joan Pujol, Miquel Rosquelles, Josep Reig, Pere Riquet, Pere Egidi Fontseca, Pere Beuló y Joan Borgueres), gracias a la colaboración de las instituciones curadoras de los fondos,28 con el concierto del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

  3. La tercera fase consistirá en permitir el acceso on-line al repertorio musical de los fondos digitalizados desde el mismo portal, de tal manera que desde los registros catalográficos de sus colecciones se pueda visualizar, para descargar e imprimir, si se desea, la imagen digital completa de los respectivos manuscritos.

Las expectativas del proyecto IFMuC se ven colmadas por el hecho sistémico de devolver a la sociedad de nuestro tiempo la inmensa riqueza musical generada en épocas pasadas, conservada en archivos, bibliotecas, museos y centros de documentación musical. Los beneficios del proyecto revierten en diversos ámbitos:

  • Científico: mediante la promoción de nuevas investigaciones (trabajos de máster y tesis doctorales) sobre autores y repertorios desconocidos hasta el momento, estilos y épocas de la historia de la música catalana, por parte de la comunidad científica nacional e internacional.

  • Artístico: mediante el acceso de los intérpretes nacionales e internacionales a los registros catalográficos de estos repertorios y materiales desconocidos hasta el presente y al libre acceso que tendrán en el futuro a los manuscritos digitalizados.

  • Social: toda la sociedad, nacional e internacional, se verá beneficiada por la difusión que intérpretes y gestores musicales podrán efectuar de dichos repertorios a través de sus programaciones de conciertos y grabaciones discográficas.

  • Educativo: la enseñanza de la historia de la música podrá incluir en sus trayectos formativos el descubrimiento de antiguos repertorios sonoros desconocidos hasta el presente.

La voluntad del equipo del proyecto IFMuC está guiada por el espíritu de restaurar una deuda sistémica, una deuda que vivimos como un deber, no solamente científico, sino también ético y humanístico: el hecho de trabajar con el objetivo de dar a conocer la riqueza de los resultados de un proyecto tan entusiasta como éste, no sólo para los investigadores, intérpretes de música antigua y clásica en general y pedagogos, sino para el conjunto de la sociedad de nuestro tiempo, necesitada como nunca de reencontrar sus raíces y, con ellas, su memoria musical.

 

Josep Maria Gregori i Cifré
Catedràtic de Patrimoni Musical de la UAB
Director del proyecte IFMuC

 

1 Hispaniæ Schola Musica Sacra, III (1894), p. xlvi.

2 Pliegos sueltos de la revista La Ilustración Musical Hispano-Americana (Barcelona, 1888-1896). Solamente se publicaron las primeras 128 páginas, 1888.

3 Por Nuestra Música. Barcelona: Imp. de Henrich y Cª, 1891.

4 Diccionario biográfico-bibliográfico de efemérides de músicos españoles. Madrid: Imp. A. Pérez Dubrull, 1868-1881, 4 vols.

5 Diccionario biográfico y bibliográfico de músicos y escritores de música españoles, portugueses é hispanoamericanos antiguos y modernos, acopio de datos y documentos para servir á la Historia del arte musical en nuestra nación. Barcelona: Tip. de V. Bergós y Feliu, 1897. Comprende las letras A-G.

6 Barcelona: Juan Bta. Pujol y Cª, 1894-1897. Los 8 volúmenes contienen música de A. de Cabezón, R. de Ceballos. C. de Morales, F. Guerrero, J. Ginés Pérez, T. de Santa Maria, T. L. de Victoria.

7 Tomæ Ludovici Victoria /Abulensis/ Opera Omnia, /ornata a Philippo Pedrell. Ed. Breitkopf und Härtel. Leipzig, 1902-1913.

8 Valls: Imp. E. Castells, 1918-1922, 4 vols.

9 Donde publicó la serie Músichs Vells de la terra, entre 1904 y 1910.

10 La colección de materiales superaba los 40.000 documentos en 1936. Entre sus colaboradores cabe mencionar a Joan Amades, Higini Anglès, Josep Barberà, Pere Bohigas, Palmira Jacquetti, Joan Llongueras, Francesc Pujol, Joan Puntí, Joan Sala, Baltasar Samper y Joan Tomàs.

11 Citado por Francesc BONASTRE en “Les primeres col·leccions de música a la Biblioteca de Catalunya: els fons Carreras i Dagas i el fons Felip Pedrell”, en Conferències en el centenari de la Biblioteca de Catalunya (1907-2007). Barcelona: Biblioteca de Catalunya, 2008, p. 32.- Mínima, 14.

12 El encargo había previsto la redacción de un «catàleg monumental il·lustrat, amb comentaris crítics i il·lustracions musicals.» Cf. PEDRELL, Felip. Catàlech de la Biblioteca Musical de la Diputació de Barcelona. Barcelona, 1908, vol. I, p 9-15.

13 Barcelona: Institut d’Estudis Catalans – Biblioteca de Catalunya, 1935.

14 MONTALT, Maria Rosa. “Cent anys de patrimoni musical a la Biblioteca de Catalunya, 1908-2008”, 2n Congrés Internacional de Música. Barcelona: Consell Català de la Música, 2013, p. 626-631

15 Cabe destacar, entre los primeros, a Miquel Querol, Josep Romeu, Francesc Baldelló, Marius Schneider, Santiago Kastner, Joan Tomàs, Emili Pujol, José Antonio Donostia y Josep Subirà.

16 Como el Cancionero Musical de Palacio y las Opera Omnia de C. de Morales, F. Guerrero y T. L. de Victoria, así como los estudios y ediciones de los vihuelistas Luis de Narváez y Alonso de Mudarra.

17 Llibre Blanc del Servei de Música. La política musical. Barcelona: Departament de Cultura i Mitjans de Comunicació, 1982, p. 16 i 63.

18 ESTER-SALA, Maria – VILAR, Josep M. “Una aproximació als fons de manuscrits musicals a Catalunya”, Anuario Musical, 42 (1987), 44 (1989) y 46 (1993); “Els fons musicals de Catalunya: un patrimoni a revalorar”, Lligall, 5 (1992).

19 Profesor del Departament d’Art de la UAB entre 1973 y 1978.

20 Una de las primeras investigaciones con las que Francesc Bonastre inauguraba sus contribuciones al estudio del barroco (“La Capella Musical de la Seu de Tarragona a mitjan segle XVIII”, Boletín Arqueológico (1976-77), ép. IV, fasc. 133-140, p. 259-270) y mi tesis de licenciatura centrada en el estudio y la transcripción de la obra de un maestro de la catedral del s. XVIII (La producció musical conservada de Joan Crisòstom Ripollès († 1746): catalogació i transcipció, UAB, junio de 1977).

21 La metodología descriptiva del primer catálogo del fondo de la catedral de Tarragona (1977) sirvió de modelo a las ediciones de los primeros catálogos de manuscritos musicales que se publicaron en España a partir de la década de 1980.

22 BONASTRE, Francesc. “L’Institut de Documentació i d’Investigació Musicològiques Josep Ricart i Matas”, Estudis oferts a Josep Ricart i Matas en la commemoració del centenari del seu naixement (1893-1993). Barcelona: Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, 1993, p. 85-91.

23 El Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU) se creó en 1989.

24 GREGORI, Josep Maria. “La catalogació dels arxius musicals de Catalunya, una de les línies de recerca de l’IDIM de la UAB”, I Congrés de Música a Catalunya. Barcelona: Consell Català de la Música, 1994, p. 863-865.

25 Para la descripción de este proceso se pueden consultar los artículos de GREGORI I CIFRÉ, Josep Maria. “El inventario de los fondos musicales eclesiásticos de Catalunya, un proyecto en marcha desde la Universitat Autónoma de Barcelona”, Memoria Ecclesiae, XXXI (2008), 483-497; “Els Inventaris dels Fons Musicals de Catalunya, el projecte de la UAB per a la recuperació del patrimoni musical”, 2n Congrés Internacional de Música. Barcelona: Consell Català de la Música, 2013, p. 621-625; “Fondos Musicales en Catalunya: el proyecto IFMuC de la Universitat Autònoma de Barcelona para la recuperación del patrimonio musical catalán”, en María NAGORE y Ví SÁNCHEZ (eds.) Allegro cum laude. Estudios musicológicos en homenaje a Emilio Casares. Madrid: Instituto Complutense de Ciencias Musicales, 2014, p. 127-134; “Catalonia project report”, Early Music, 43 (2015), 367-368; “El nou web al servei del patrimoni musical de Catalunya http://ifmuc.uab.cat” , Revista Catalana de Musicologia, VIII (2015), 23-35; “IFMuC: un proyecto universitario para la recuperación del patrimonio musical de Catalunya”, Cuadernos de Investigación Musical, 1 (2016), 12-26; y con Aurèlia PESSARRODONA, “Unearthing Catalan Musical Heritage: the IFMuC Project”, Fontes Artis Musicæ, 64, núm. 4 (2017).

26 En 2016 publicamos el primer listado de los fondos censados en GREGORI I CIFRÉ, Josep Maria. “El Cens IFMuC dels Fons Musicals de Catalunya”, Lligall, 38 (2016), p. 136-168.

27 Con la colaboración de Marta Grassot i Radresa, responsable del CEDOC, estamos preparando la confección de una Guia pel tractament i descripció de documents musicals/Guía para el tratamiento y descripción de documentos musicales.

28 Las consejerías de cultura de los ayuntamientos de Canet de Mar y Olot, el Arxiu Històric Arxidiocesà de Tarragona y la Catedral de Tarragona, el Centre de Documentació de l’Orfeó Català (CEDOC).

Campus d'excel·lència internacional U A B